ME ROBARON LO QUE ME DEJO MI ABUELA?

ME ROBARON LO QUE ME DEJO MI ABUELA?

Etiquetas:

Categoría: SUCESIONES

 DICEN QUE LA SANGRE TIRA, PERO MUCHAS VECES ES LO CONTRARIO,   SOMOS VICTIMAS DEL DESPOJO POR PARTE DE NUESTRA PROPIA SANGRE.

Conflictos fraternales

“Es como un hermano”, es una expresión utilizada para significar que existe un vinculo muy fuerte con esa persona. Pero hay quienes, sin embargo, mantienen con sus hermanos un vínculo desnutrido y fatigado, capaz de romperse para siempre cuando llega el momento de cuidar a los padres enfermos, de aceptar que vuelvan a formar pareja tras la viudez, y cuando van a repartir la herencia para ver quién se queda con la mejor tajada.

Este es el caso de Agustín, emprendedor llanero, de malas en el amor, pero afortunado en los negocios, se caso por primera vez por allá en el año 1980 con la señora valentina, con quien tuvo cinco hijos. Diez años después, se separaron y en la repartición de bienes al él le correspondió  la finca «la traición» de poco mas de 8 hectáreas, y otras propiedades, las cuales vendió para comprar en 1990, otra finca «la codicia» de 100 hectáreas.

Dicen que la soledad es muy dura, por lo que Agustín, un año después de la separación se consiguió otra hermosa compañera, mujer noble y bondadosa, llamada María. Quien de una relación anterior tenia tres hijos.

Agustín, convivio con maría durante quince años, durante los cuales, compraron una casa en el pueblo, que se escrituro a nombre de doña María. Pero como siempre digo «De eso tan bueno no dan tanto» Agustín y María decidieron separarse y uno de los hijos de maría , ya mayor, asesorado por una prestigiosa abogada, convencieron a María que ya se encontraba en precarias condiciones de salud, de demandar a Agustín para que le diera el 50% de las fincas.

Quién se queda con la mejor tajada de la herencia familiar

Primero falleció la señora valentina, dejando la mitad de la finca «la traición» , y uno de los sus herederos que estaba en mejor condición económica le compro a los otros, los derechos herenciales por un valor muy inferior al valor comercial de los bienes que dejo la abuela.

Luego, y por fortuna, la juez que decide la separación entre Agustín y María, determino que las fincas de Agustín son considerados BIENES PROPIOS y por lo tanto no se reparten entre ellos, lo único que se debía repartir es la casa del pueblo, que entre otras cosas, Agustín le había escriturado a María , pero por la ambición del hijo de María y su abogada, termino perdiendo la mitad.

Y finalmente, Falleció Agustín, e inmediatamente uno de sus hijos se posesiono de las fincas «la traición» y «la codicia» (el mismo), impidiendo a la fuerza que cualquier de los otros herederos legítimos pudiera entra a ellas. Tres años después, y después de haber sido despojados de la herencia de su abuela, el poseedor ilegitimo quiere también arrebatarles a los hermanos con mas carencias económicas, la herencia que le dejo Agustín, con una mal llamada sucesión de común acuerdo, que en este caso podría llamarse «la apología cínica de la herencia» .

PETICIÓN DE HERENCIA

La acción de petición de herencia, consagrada en el artículo 1321 del código civil, permite a quien pruebe su derecho a una herencia, ocupada por otra persona en calidad de heredero, pedir que se le adjudique la herencia y se le restituyan las cosas hereditarias, tanto corporales como incorporales; y aun aquellas de que el difunto era mero tenedor como depositario, comodatario, prendario, arrendatario, etc. y que no hubieren vuelto legítimamente a sus dueños.

Si el heredero legitimo no ejerce sus derechos atreves de la acción de petición de herencia, dentro de los 10 años siguientes a la muerte del causante, el poseedor ilegitimo, se convierte en el dueño  de los bienes y los aumentos que haya tenido la herencia por prescripción adquisitiva de dominio.

Si la persona que tenia la herencia actuó de buena fe, no será responsable de los deterioros o las enajenaciones que se hayan efectuado, serán responsables solo por el beneficio o lucro que esto les haya causado, pero se castiga la mala fe, es decir, cuando las enajenaciones o los deterioros causados a la cosa se hayan hecho para perjudicar a los otros herederos.

Si considera que su derecho a una herencia ha sido vulnerado por un familiar o por el compañera o compañero permanente de cualquier de sus padres, en DOMINO GROUP SAS podemos ayudarlo, contáctenos a Celular : 300-570-9430, visite nuestra pagina web : www.dominoprofesional.com