HASTA PARA MORIR SE REQUIERE UN PROTOCOLO

HASTA PARA MORIR SE REQUIERE UN PROTOCOLO

Recoger o levantar un cadáver es una cuestión que requiere un protocolo, ¿Quien vigila los servicios funerarios en Colombia?

NADIE ESCOJE LA HORA DE SU MUERTE

El mismo día y a la misma hora que estaba sucediendo el trágico accidente aéreo del avión de la compañía LASER en San Martin (Meta), donde fallecieron 14 personas, entre ellos el Capitán Jaime Carrillo, don Humberto, humilde trabajador, cuando se disponía a descansar de una jornada llena de trabajo en su volqueta su cuerpo ya cansado comenzó a desplomándose al suelo polvoriento de uno de los parqueaderos de Villavicencio, cayendo hasta perder los sentidos.

Después de trascurrir varias horas, desde que su cuerpo cayo al suelo, sin que llegaran a hacer el levantamiento del cadáver, la gente murmuraba «es que están recogiendo los muertos del accidente aéreo y ellos tienen prioridad».

Finalmente, llego al lugar de los hechos, los funcionarios de la funeraria que su hijo había contratado anticipadamente para prevenir cualquier  suceso de esta clase, y recogieron su cuerpo para dejarlo llevarlo a sus instalaciones y proceder con las exequias fúnebres.

Pero como siempre digo «de esto tan bueno no dan tanto», después de permanecer 24 horas el cadáver en poder de la funeraria, fue necesario llevarlo a Medicina Legal para que le realizaran la autopsia, y poder finalmente darle cristiana sepultura.

 

Es muy extraño de que una Funeraria especializada en a prestar servicios fúnebres profesionales, desconozca los protocolos establecidos en nuestra legislación para el levantamiento de los cadáveres. 

LEVANTAMIENTO DE CADÁVERES

Ante el fallecimiento de un ser querido, el familiar que esté menos afectado es, idealmente, quien debe realizar los trámites legales que le siguen a este hecho. El primer paso es obtener el certificado de defunción, que lo emite un médico. Para conseguir este documento depende del tipo de fallecimiento presentado.

 

 

–  Si fue muerte natural o repentina, se debe informar a la Policía a través de la línea 123. Las autoridades llegan al lugar del fallecimiento, hacen un reconocimiento de la situación y llaman al médico de turno de la Secretaría de Salud Ese galeno puede confirmar que se trató de una muerte natural y emitir el certificado de defunción o, ante alguna duda, remitir el caso a Medicina Legal, que realiza el levantamiento del fallecido mediante la Fiscalía; en ese caso, un médico forense emitiría dicho certificado.

–   Si fue una muerte esperada, es decir, la persona padecía una enfermedad terminal y falleció en su casa, el familiar debe acercarse a la clínica que atendía a su pariente con la copia de la cédula de ciudadanía del fallecido. La institución de salud -basándose en la historia clínica- remitirá al familiar con el médico tratante que debe emitir el certificado de defunción.  
–   Si fue una muerte accidental o violenta, debe llamarse a la Policía, la cual comunica el fallecimiento a la Fiscalía y un fiscal y sus auxiliares revisan el lugar donde se produjo la muerte, toman fotografías, recogen evidencias y hacen el levantamiento del cuerpo. Enseguida, esta Unidad de Reacción Inmediata de la Fiscalía traslada el cuerpo a Medicina Legal, que realiza una necropsia preliminar para confirmar la identidad del fallecido a través de las huellas dactilares y la carta dental. En este caso, el certificado lo emite un médico forense de Medicina Legal.
QUE DEBE HACER LA FUNERARIA

El certificado de defunción solo se entrega al familiar encargado, pues la aseguradora o la funeraria están impedidos ante la ley para hacer este trámite. solo ese documento permite a la funeraria movilizar el cuerpo sin vida a su sede.

 

El certificado de defunción y una copia de la cédula de ciudadanía también sirven para que la funeraria comience el proceso de tratamiento y conservación del cuerpo, y el trámite de licencia para el destino final, como se le conoce a la autorización que emite la Secretaría de Salud para inhumar o cremar.

 

si el fallecido tenía un seguro exequial, la familia notifica el fallecimiento a la aseguradora, que reporta el hecho a la funeraria permitida por la póliza y que prefieran los usuarios.

 

El registro civil de defunción reemplaza a la cédula de ciudadanía. Es el documento legal que le sirve a la familia del fallecido para los trámites de reclamaciones, sucesiones, auxilios de ley y funerarios, de sustitución de la pensión o asuntos bancarios.

MARCO LEGAL

Las funerarias por su naturaleza comercial se encuentran vigiladas por la Superintendencia de Industria y Comercio, quien rige todas sus actividades de venta de servicios exequiales en prenecesidad. Es así como por medio del decreto 3466 de 1982 o Estatuto de Protección al Consumidor, hace que los proveedores de bienes y servicios cumplan a los consumidores por la calidad e idoneidad de los productos o servicios que proveen o expenden. Además ejerce control sobre aspectos como: control de precios, garantías, legalidad de las empresas, protección al consumidor, responsabilidad de empresas en quiebra, preservación y custodia de bienes.

SANIDAD

El área de tanatopraxia se encuentra vigilada por el Ministerio de Protección  Social y en los departamentos depende directamente de las Secretarias de Salud Municipales y Departamentos Ambientales Municipales o Departamentales.

 

TITULO IX de la Ley 9 de 1979, reglamenta las defunciones, traslado de cadáveres, inhumación y exhumación, trasplante y control de especímenes. Especialmente sus artículos 515 y 529.

 

Si considera haber sido afectado en la prestación de un servicio funerario, En Dominio Gruop sas, lo podemos ayudar, contáctenos al 300-570-9430, o Visite nuestra pagina web : www.dominoprofesional.com